top of page
Ciudad futurista

BLOG

Desafíos Económicos y Financieros para el 2023 y 2024

Por: Eddy Silvera

Asesor Financiero | Panamá



Actualmente la economía mundial se enfrenta a desafíos clave entre los cuales podemos mencionar los siguientes:


Baja en el Crecimiento Económico


Por un lado la economía global crecerá menos en 2023 y 2024 que en 2022: pasará del 3,5% al 3,0% los dos años. Crecen las señales de que la actividad mundial está perdiendo impulso en parte por las políticas monetarias restrictivas aplicadas en la lucha contra la inflación.


Pese a que subió el pronóstico de crecimiento para este año en 0,2 puntos porcentuales respecto a la previsión que hizo en abril se perfila un crecimiento muy bajo frente al promedio de este siglo, de 3,8%. Este menor crecimiento se explica principalmente por el desempeño de las economías desarrolladas, donde el crecimiento caerá desde el 2,7% en 2022 al 1,5% en 2023.


En cambio, los países emergentes acelerarán su ritmo de crecimiento desde el 3,1% el año pasado al 4,1% este año y el próximo. Esto último se da por el vigor que registran las economías asiáticas, sobre todo China e India. América Latina y el Caribe, sin embargo, verán una caída más fuerte que el promedio mundial según los pronósticos del FMI, desde el 3,9% en 2022 al 1,9% en 2023 y 2,2% en 2024.Muchos productores de materias primas sufrirán una disminución de los ingresos por exportaciones.

Muchas economías experimentaron una contracción durante la pandemia debido a bloqueos y restricciones. Uno de los desafíos más apremiantes es lograr una recuperación económica sostenible y rápida.


El problema de la Inflación


El segundo desafío es reducir aún más la inflación.

Si bien el incremento en los precios al consumidor dejó atrás el máximo registrado el año pasado -8,7% en el promedio mundial- y este año el organismo espera que se ubique en 6,8%, la inflación subyacente (que no toma en cuenta productos volátiles como alimentos y energía) disminuirá más gradualmente.

Más preocupante, se espera que la inflación subyacente en las economías avanzadas se mantenga sin cambios en una tasa promedio anual de 5,1% este año, antes de disminuir a 3,1% en 2024. Claramente, la batalla contra la inflación aún no está ganada"

Los salarios reales han disminuido en general en los últimos años debido a que los incrementos no acompañaron la totalidad de la elevada inflación.

El aumento de la oferta monetaria y los cuellos de botella en la cadena de suministro pueden conducir a presiones inflacionarias. Los bancos centrales deberán equilibrar el estímulo económico con el control de la inflación.


Asegurar la Estabilidad Financiera


El tercer desafío planteado a los países por el organismo internacional es asegurar la estabilidad financiera, luego de haber superado con éxito las turbulencias en algunas instituciones bancarias en Estados Unidos y Suiza en los primeros meses del año. Por ello, los bancos centrales deben seguir centrándose en restaurar la estabilidad de precios y fortalecer la supervisión financiera y el control de riesgos.

Los mercados financieros pueden ser volátiles en un entorno de incertidumbre económica. La gestión de riesgos financieros y la estabilidad del sistema financiero son preocupaciones clave.


Recuperación del Poder Adquisitivo


Durante los últimos años, el crecimiento de los salarios no acompañó la inflación -en el promedio mundial- y, si bien los mercados de trabajo se han mostrado fuertes, con altas tasas de empleo y bajo desempleo, eso tuvo como resultado una reducción en los costos laborales.


Si los mercados laborales se mantienen fuertes, deberíamos esperar, y dar la bienvenida a que los salarios reales recuperen el terreno perdido. Esto se traduce en que el crecimiento de los salarios nominales seguirá siendo fuerte durante un tiempo. De hecho, la brecha entre los dos ha comenzado a cerrarse.

La pérdida de empleos durante la pandemia dejó a muchas personas sin trabajo, y la recuperación puede ser desigual, lo que aumenta la desigualdad económica y social.


Endeudamiento Público


Muchos gobiernos aumentaron significativamente su deuda pública para financiar medidas de estímulo y apoyo durante la pandemia. Gestionar esta deuda de manera sostenible y evitar crisis de deuda será un desafío importante.


Transformación Digital y Automatización


La pandemia aceleró la adopción de tecnología digital y la automatización. Esto puede aumentar la productividad pero también afectar negativamente a ciertos sectores y empleos, lo que requerirá una adaptación de la fuerza laboral.


Comercio Internacional


Las cadenas de suministro se vieron afectadas por la pandemia, lo que podría llevar a una revaluación de la dependencia de ciertas fuentes de suministro y un replanteamiento de las políticas comerciales.


Sostenibilidad y Cambio Climático


La pandemia puso de relieve la importancia de la sostenibilidad y la resiliencia económica. Los desafíos relacionados con el cambio climático y la transición hacia una economía más verde serán cada vez más urgentes.


Acceso a la Salud y Sistemas de Atención Médica


La pandemia expuso debilidades en los sistemas de atención médica en muchas regiones. Garantizar un acceso equitativo a la atención médica de calidad será esencial para prevenir futuras crisis de salud.


Educación y Habilidades Laborales


La educación y el desarrollo de habilidades deberán adaptarse a un mundo post-pandémico, donde la digitalización y la automatización juegan un papel central en la economía.


Estos desafíos económicos y financieros posteriores a la pandemia son interconectados y requerirán políticas coordinadas a nivel nacional e internacional para abordarlos de manera efectiva. Además, la resiliencia y la capacidad de adaptación de las empresas y los individuos serán fundamentales para superar estos desafíos y prosperar en el futuro.



 

Para mayor información o asesorías, contáctame:


Eddy Silvera | eddysilvera@gmail.com o mi WhatsApp: +507 66741344

Commentaires


bottom of page