top of page
Ciudad futurista

BLOG

Lo que realmente falló y fue mal en Silicon Valley Bank

Por: Eddy Silvera

Asesor Financiero | Panamá

 

Photo: David Paul Morris/Bloomberg News


Estados Unidos debe planificar mejor la quiebra de bancos que son grandes pero no enormes.

Clientes y transeúntes forman una fila frente a una sucursal del Silicon Valley Bank, el lunes 13 de marzo de 2023, en Wellesley, Massachusetts.


No derramen lágrimas por los inversores del Silicon Valley Bank (svb). El 10 de marzo, el banco, que contaba con activos por valor de 212.000 millones de dólares, quebró con espectacular rapidez, convirtiéndose en el mayor prestamista en hundirse desde la crisis financiera mundial de 2007-2009. La mayoría de los depositantes de svb eran nuevas empresas tecnológicas de la zona de la bahía con cuentas que superaban con creces los 250.000 dólares asegurados por el gobierno federal. Habían huido y su pánico era racional. Al abastecerse de bonos a largo plazo, svb había hecho una enorme apuesta, sin cobertura, a que los tipos de interés se mantendrían bajos. Esa apuesta salió mal, dejando al banco insolvente (o casi). El hecho de que los accionistas hayan sido aniquilados y los tenedores de bonos vayan a sufrir grandes pérdidas no es un fallo del sistema financiero. Se ha permitido que un mal negocio quiebre.


Es lo que ocurrió después lo que revela los fallos de la arquitectura bancaria estadounidense. svb probablemente tenía suficientes activos para que los depositantes recuperaran todo o casi todo su dinero, pero sólo después de una larga espera.


Roku, un gigante del streaming, tenía casi 500 millones de dólares invertidos en svb.



En todo el sector tecnológico se avecinaban despidos y quiebras. Y los reguladores y el gobierno de Estados Unidos parecían temer que los depositantes también perdieran la fe en otros bancos. El 12 de marzo consideraron que svb era demasiado grande para quebrar y garantizaron todos los depósitos del banco. Si la venta de sus activos no cubre los costes del rescate de los depositantes, un fondo financiado por todos los bancos tendrá que contribuir, penalizando a todo el sector por la imprudencia de una sola institución.



Al mismo tiempo, los reguladores han tenido que hacer frente a la amenaza de que otros bancos también se enfrenten a quiebras. A finales de 2022, los bancos contaban con 620.000 millones de dólares de pérdidas no realizadas en valores. El 12 de marzo, los reguladores también cerraron Signature Bank, otro prestamista de tamaño medio, el tercer banco que quiebra en una semana, dado que Silvergate, una institución muy expuesta a la criptomoneda, se derrumbó el 8 de marzo. Y las consecuencias en los mercados continúan. Cuando publicamos este artículo, el 13 de marzo, las acciones de los bancos seguían desplomándose. Las de First Republic, un banco de tamaño comparable a svb, habían caído más de un 60% ese día.


Para apuntalar a otros bancos, la Reserva Federal les ofrece apoyo en condiciones sorprendentemente generosas. Un nuevo programa está listo para conceder préstamos garantizados con bonos del Tesoro a largo plazo y valores respaldados por hipotecas, como aquellos con los que el svb se había atiborrado. Normalmente, un banco central que concede préstamos impone un recorte sobre el valor de mercado de los títulos ofrecidos como garantía. En cambio, la Reserva Federal ofrecerá préstamos hasta el valor nominal de los títulos, que, en el caso de los bonos a largo plazo, puede ser más de un 50% superior al valor de mercado. El haircut-in-reverse garantiza que otro banco con una cartera de bonos como la de svb tendría un amplio acceso a efectivo para pagar a los depositantes.


La garantía de depósitos era inevitable, dado el tamaño de svb (y en cualquier caso puede estar totalmente cubierta por los activos de svb). No puede decirse lo mismo de la generosidad del apoyo a la liquidez de todo el sistema, que supone una espectacular ampliación de las herramientas de la Reserva Federal. La caída de los precios de las acciones de los bancos refleja en parte que los inversores se están dando cuenta de los riesgos que las tenencias de bonos a largo plazo suponen para la rentabilidad. Pero mientras que las pérdidas no realizadas de SVB fueron suficientes para acabar prácticamente con su capital, otros bancos parecen solventes y con margen de sobra.



Es correcto que la Reserva Federal preste contra buenas garantías para detener las corridas. Pero hacerlo en condiciones tan benévolas es innecesario y subvenciona a los accionistas de los bancos. Y aunque el respaldo de la Reserva Federal al sistema probablemente evitará un colapso bancario, los responsables políticos nunca deberían haber llegado a un punto en el que fueran necesarias intervenciones tan extraordinarias.

La quiebra del svb fue tan caótica en parte porque estaba exento de demasiadas normas diseñadas para evitar rescates bancarios improvisados del tipo que la Fed acaba de urdir. Tras la crisis financiera, la Ley Dodd-Frank de Estados Unidos exigió a los bancos con más de 50.000 millones de dólares en activos que siguieran una panoplia de nuevas normas, incluida la creación de un plan para su propia resolución ordenada en caso de quiebra. Se esperaba que una combinación de grandes reservas de capital para los bancos y una planificación cuidadosa protegiera los depósitos y los sistemas de pagos, mientras que las pérdidas se trasladaban a los inversores de forma ordenada. Los reguladores planearon una rápida recapitalización de los bancos más grandes mediante la conversión de parte de su deuda en capital, un "rescate interno", en la jerga.


En 2018 y 2019, sin embargo, el Congreso y los reguladores bancarios suavizaron tanto la planificación de la resolución como las normas de liquidez, en particular para los bancos con activos de entre 100.000 y 250.000 millones de dólares, muchos de los cuales habían presionado para lograr una regulación más ligera. Nunca ha habido planes de rescate interno para bancos del tamaño de SVB. En lugar de ello, la semana pasada el banco trató brevemente de recapitalizarse mediante una emisión de nuevas acciones.


La falta de una planificación sólida en caso de quiebra ha obligado a los reguladores a trabajar sobre la marcha.


El problema se agravó por la rapidez con la que svb perdió depósitos a medida que los ejecutivos de la zona de la bahía retiraban dinero utilizando sus aplicaciones bancarias.


Normalmente, los reguladores intentan resolver los bancos durante un fin de semana. Sin embargo, la avalancha fue tan feroz que svb tuvo que cerrar durante la jornada laboral del 10 de marzo. Incluso si svb hubiera sido solvente y hubiera podido recibir financiación de emergencia de la Reserva Federal -tenía muchos activos para aportar como garantía-, no está claro si habría habido tiempo para conseguirla.


De la capacidad de huida de los depositantes y la disposición de los reguladores a respaldarlos, algunos concluirán que sería mejor suprimir por completo los límites del seguro de depósitos y cobrar a los bancos por adelantado la protección total. La quiebra de svb habría supuesto una amenaza menor para la economía y el sistema financiero. Un seguro de depósitos completo para el sistema bancario podría dar lugar a más imprudencias. Alentaría a los bancos a asumir mayores riesgos para aumentar las recompensas que podrían ofrecer a los depositantes, que podrían verse atraídos por mayores rendimientos, pero nunca tendrían motivos para abandonar un banco a causa de su imprudencia.


Este riesgo moral no es el único peligro. El otro es que la Fed, tras haber visto cómo el svb se desplomaba al subir los tipos de interés, opte ahora por suavizar la lucha contra la inflación por temor a que el endurecimiento monetario provoque más quiebras. Tras haber apostado hace una semana que los tipos alcanzarían el 5,5% este año, los inversores esperan ahora que apenas se produzcan más endurecimientos y que los recortes de los tipos de interés comiencen en un plazo de seis meses.


La Reserva Federal no debe perder de vista la inflación (aunque el aumento de los precios de los bonos aliviará la presión sobre los balances de los bancos). Ahora que los depósitos están a salvo y que el sistema bancario dispone de una liquidez masiva, es poco probable que la crisis frene mucho la economía estadounidense. Además, no es tarea de la política monetaria proteger los beneficios de los prestamistas. La conclusión correcta que cabe extraer del fracaso del svb es que la regulación de los bancos grandes pero no enormes ha sido inadecuada dada la amenaza que representan para la economía. La labor de los responsables políticos ahora es remediar ese descuido.

 

Para mayor información o asesorías, contáctame:

Eddy Silvera | eddysilvera@gmail.com o mi WhatsApp: +507 66741344

 

 

 

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page